4 trucos para hablar en público más fácilmente en un momento

Hablar en público es algo más que exponer delante de una audiencia tu mensaje, se trata de ser mejor exponiendo lo que quieres compartir pero, además, también se trata de conocerte mejor, de crecer, de desarrollar tus habilidades y, como decirlo… “Ser más tu”, la Oratoria, al fin, es un camino de evolución personal.

No importa si estás presentando un proyecto nuevo a tu equipo de ventas, dando una charla de motivación a cientos de personas o, simplemente, hablando de recuerdos en una reunión familiar. Cada vez que hablas en público es una oportunidad de oro para demostrar tus capacidades de oratoria y tus habilidades de liderazgo.

Dicho esto, cuando te estás preparando para hablar en público, lo mejor es considerar no solo el mensaje que deseas transmitir, sino cómo deseas transmitirlo y qué imagen o impresión pretendes ofrecer.

Tomar en cuenta estas consideraciones mientras te preparas no tiene por qué intimidarte o llevarte a una situación de parálisis, aunque te sientas un poco así al principio. De hecho, poner un poco más de atención en los siguientes factores obrará maravillas para mejorar tus presentaciones y convertirte en un mejor orador.

Busca la pasión en tu propuesta

Cuando practicas y ensayas una y otra vez, es fácil perder de vista por qué estás emocionado, por qué quieres compartir tu mensaje, cual fue la idea primigenia que te inspiró o te impulsó en primer lugar. Pero es crítico mantener el foco en la llama que prendió en ti la inspiración, de forma que en cada paso del camino, puedes recordarte por qué te entusiasma lo que estás compartiendo con los demás, y encontrar la manera de reavivar continuamente tu entusiasmo al redirigir tu enfoque en lo que es interesante e relevante sobre el tema.

Y eso es importante porque es lo que tu audiencia busca en ti, de forma que puedas establecer el tono del momento y la forma en la que expones tu mensaje.

Si sales a hablar en público y estás preocupado por algo que sucedió ese día en tu casa, en Madrid o en la Luna, tu público se sentirá preocupado, porque se activarán sus neuronas espejo y notarán esa preocupación. Si estás confuso y te sientes atascado, tu audiencia estará también confusa junto a ti. Pero si subes al escenario transmitiendo emoción y entusiasmo. ¡Adivina!¡Exacto! Tu público se sentirá contagiado y entusiasta junto a ti.

Habla para tu público

Otra área que es fácil pasar por alto cuando organizas el material de tu presentación es a quien te diriges exactamente. Pero si quieres ser mejor orador, entonces debes dedicar tiempo a evaluar las características, los deseos y las necesidades de tu público, cuáles son sus intereses y cómo puedes cubrirlos con tu exposición. Al enfocarte en la perspectiva de tu audiencia, estarás en mejores condiciones para compartir información que tu audiencia considere relevante lo que, a su vez, propiciará que su atención esté más abierta a comprenderla y retenerla.

Al margen de hablar en público, piensa en las mejores conversaciones que hayas tenido, las que te hacen vibrar durante días. Lo más probable es que esas conversaciones fueran tan relevantes como para quedarse en tu memoria porque hubo una comprensión mutua de las posiciones y perspectivas de los demás. Las presentaciones funcionan de la misma manera. Cuanto mejor conozcas a tu audiencia, más comprendida y, por lo tanto, más comprometida se sentirá, además de acercar posturas más fácilmente.

Muéstrate tal como eres

Según quién seas, esto es lo más fácil de hacer o lo más incómodo, pero independientemente de hacia dónde te inclines, es sin duda uno de los puntos más importantes. La voluntad de mostrar tu personalidad a través del humor, a través de una historia de vulnerabilidad o cualquier otra cosa que te haga manifestarte tal como te comportas habitualmente. Esta es tu clave para conectarte con la audiencia y hablar con naturalidad.

Como humanos, nos conectamos con la autenticidad más que cualquier otra cosa. Si pretendes ser otra persona o temes dejar que solo brille una parte de tu personalidad, no solo sufrirá tu exposición, sino que tu audiencia perderá esa parte de ti que hay en tu mensaje, esa intimidad. Después de todo, si no puedes confiar en ti mismo para ser tú mismo, ¿por qué deberían confiar en ti los demás? Si puedes responder esta pregunta, te convertirás en un mejor comunicador.

Hablar en público Madrid Valencia

Imagina que...

Utiliza tu imaginación antes de ponerte delante de tu audiencia. Visualízate antes de exponer tu charla o conferencia, como hacen los deportistas de élite antes de una competición, o como hacen los pilotos de automovilismo, motos o bobsleigh antes de una carrera. Recuerdo haber visto en televisión carreras de Usain Bolt o Fernando Alonso preparándose para competir. Utilizaban la visualización para condicionarse antes de entrar en harina.

Para visualizar, primero respira hondo, de pie, sin moverte e imagina que estás delante de tu audiencia. Cuando notes que te “imaginas natural”, empieza a moverte con los gestos y movimientos que vas a realizar con los ojos cerrados, utilizando la visualización para condicionarte.

Y ahora te recapitulo los cuatro puntos:

  • Habla desde tu pasión por el tema que tratas.
  • Habla para tu audiencia, para tu público.
  • Muéstrate como eres.
  • Utiliza la visualización.
Y por hoy, eso es todo. Si quieres saber más sobre el Curso de Oratoria 360, suscríbete y estarás al día de todos los artículos y actividades para aprender a hablar en público.

Y si quieres hacer cualquier consulta, solo tienes que ir a la página de CONTACTO.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies (pinche el enlace en rojo para mayor información), y la aceptación de nuestra política de cookies.

AVISO LEGAL

Revisa nuestra Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies