Desarrolla la confianza al hablar en público con estos consejos.

Aprender a hablar con confianza es una de las mejores cosas que puedes hacer por ti mismo como orador para ganar seguridad. Los oradores que no lo hacen, pasan por un momento difícil a la hora de conectar con la audiencia, porque están perdidos en su propio nerviosismo, en lugar de centrarse en la exposición que están haciendo, y no pueden generar una conexión con la audiencia. La audiencia no solo se siente menos conectada si no hablas con confianza, sino que también tendrá dificultades para identinficarse con lo que tienes que decir. Después de todo, si no puedes confiar en ti mismo para exponer tu mensaje con confianza, ¿por qué deberían hacerlo los demás?

Entonces, ¿cómo evitar sentirse nervioso y vacilante y hablar con confianza para interesar al público en tu charla? En realidad, es más fácil de lo que piensas. Las siguientes técnicas son acciones simples que puedes hacer para aumentar tus niveles de confianza y exponer en público de manera inspiradora en todo momento.

1. Adopta una postura poderosa

En una reveladora charla TED, Amy Cuddy compartió una gran cantidad de información útil sobre cómo hablar con más presencia, pero una de las conclusiones más importantes de su investigación es lo que descubrió acerca de las "posiciones poderosas".

Una postura de poder es, por ejemplo, cuando alguien se queda en pie, con las manos en la cadera durante dos minutos antes de la presentación. Lo que descubrió fue que las personas que hicieron ese simple ejercicio antes de sus presentaciones, no solo se sintieron significativamente más seguras de si mismas al exponerlas, sino que también se las percibió como más seguras de sí mismas, añadiendo más credibilidad a su mensaje.

2. Prepárate lo mejor que puedas

Claro, la preparación de una presentación puede parecer una obviedad, pero muchos oradores no lo hacen a fondo, lo que siempre aporta más incertidumbre y menos confianza, generando además un lenguaje corporal de inseguridad. Si quieres calmar tus nervios y mejorar la calidad de tu mensaje, debes saber lo que vas a decir hacia adelante y hacia atrás. No necesariamente al pie de la letra, pero si con un dominio claro de tu mensaje. Pero no te detengas solo en eso.

Además de saber lo que vas a decir, necesitas saber cómo lo vas a decir. Eso significa dedicar tiempo para ensayar la forma en la que vas a exponer, y prestar atención al lugar en el que debe usar un efecto, adaptar el impacto y tomarte el tiempo necesario para responder las preguntas de la audiencia. Si te ocupas de hacer esto escrupulosamente y con cuidado, estarás mucho más seguro mientras estás en el escenario.

3. Tómate tu tiempo y demostrarás confianza

Una de las mayores señales para el público de que estás nervioso, y que demuestra falta de seguridad, es hablar muy deprisa en el momento de la presentación. El exceso de velocidad durante tu charla, indica que estás más preocupado por terminar tu presentación que por compartir tu mensaje con la audiencia.

Por lo tanto, asegúrate de tomarte stu tiempo. Incluso si estás tan nervioso como si fuera tu primera cita, si le das importancia a tu ritmo, tomándote el tiempo para hacer pausas, meditar y hacer preguntas, te sentirás mucho más relajado y seguro. Además, apresurarte en tu conferencia hace que sea imposible para tu audiencia retener información, por lo que la desaceleración te asegurará que realmente se reciba tu mensaje de la mejor forma posible. Para aprender cómo hacerlo, te recomiendo este artículo sobre cómo hablar más despacio que escribí anteriormente

4. Sé Real y Auténtico

No temas ser tú mismo. Muchos oradores cometen el error de obsesionarse con decir cada palabra a la perfección, de memoria, temerosos de que si rompen el molde y hacen una broma o se ríen de sí mismos, se percibirá que tienen menos autoridad sobre el tema. Pero mi experiencia me ha demostrado que la verdad es lo opuesto. De hecho, no tomarse muy en serio mejora también tu autoconfianza y te permite estar más relajado a la hora de hablar en público.

Las mejores presentaciones que he podido disfrutar, han venido generalmente de aquellos que son descaradamente ellos mismos; aquellos que no se toman demasiado en serio y son capaces de estar abiertos y mostrarse vulnerables ante la audiencia. Alguien que demuestre que no teme ser quien es es alguien a quien los demás quieren prestarle atención porque, generalmente, lo percibimos como alguien a quien nos gustaría parecernos.

Recapitulando, que es gerundio...

  1. Adopta una postura de poder.
  2. Prepárate lo mejor que puedas.
  3. Tómate tu tiempo.
  4. Sé real y auténtico.

Y por hoy, eso es todo. Si quieres saber más sobre el Curso de Oratoria 360, suscríbete y estarás al día de todos los artículos y actividades para aprender a hablar en público.

Y si quieres hacer cualquier consulta, solo tienes que ir a la página de CONTACTO.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies (pinche el enlace en rojo para mayor información), y la aceptación de nuestra política de cookies.

AVISO LEGAL

Revisa nuestra Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies