¿Cómo convertirse en un buen narrador? ¿Cuáles son los pequeños matices a tener en cuenta? ¿Cuáles son las referencias imprescindibles? ¿Qué ejemplos debemos tomar como inspiración? ¿Cómo contar mejores historias?

La mayoría de las respuestas  a estas preguntas, suelen tratar de la estructura de las historias. Y está bien, es importante, pero creo que solo es el 50%. Sólo unos pocos hablan de la ejecución de la narración, de la puesta en escena, de la presentación. Y para mí este es otro 50%. Estructurar una narración de una forma concreta es fácil, pero la ejecución de fuera de los límites de esa estructura para darle alma, para implicar a la audiencia, eso, para mí, es el talento. Aquí hay algunas ideas que pasan por mi cabeza en los momentos en que estoy contando una buena historia.

1-Conectar

Esto significa conectar con el público físicamente. Significa dejar de lado las distancias y acercarse. Es importante el contacto ocular. Moverse entre los asistentes, o alrededor de ellos, es muy útil. Si los asientos son estilo aula, están bien, pero si puedes ir moviéndote entre ellos. Yo prefiero tenerlos en un círculo, eso crea una sensación de que todos estamos pasando por la experiencia juntos,  porque nos podemos ver unos a otros.

Storytelling Valencia Alicante Castellón

2-Enlazar las historias con el público

Pero también conectar la historia con ellos, hacerlos partícipes. Utilizar metáforas, referencias y otros recursos que cambian la historia lo suficiente como para conectarla con ellos. Piensa en contarle a un niño una historia antes de acostarse, y cómo la cambias para hacerle partícipe y conectarla a su vida de alguna manera. Esto funciona genial, también en adultos, porque todos tenemos un niño dentro a que le gusta que le cuenten cuentos.

3-Conocer a tu audiencia
Sí, hacer conexiones con el público es una gran parte de la narración, pero es algo más. Literalmente asegúrate de conocer a algunas de las personas de la audiencia y aprovéchalo todo cuando sea posible. No necesariamente han de ser amigos íntimos. Esto puede parecer complicado, sin embargo es más fácil de lo que parece. Recibe a las personas en la puerta de la sala y salúdalas, con las que tengas un buen feeling, entabla una breve conversación, nada necesariamente trascendente, solo aumentar esa conexión. Después la utilizarás para mejorar la comunicación, y te servirá de puente para conectar más profundamente.

4-La congruencia es la base de la persuasión

Nunca se llega a decir lo suficiente, pero las historias sólo son creíbles cuando el narrador está presente en la historia, con congruencia. No hay forma de evitar esto sin que se note. El inconsciente maneja gran parte de nuestra comunicación, sobre todo la no verbal. La pasión es una parte importante en la historia,  implica que estás inmerso a todos los niveles en la narración. Y creo que la palabra congruencia describe muy bien el estado en el que necesitas estar para comunicar eficazmente. El cerebro no busca la "verdad", sino la congruencia, en la historia.

5-Pónte cómodo, busca el equilibrio

Esto podría referirse también a la congruencia, pero sentirte cómodo en tu piel es la mayor muestra de confianza que puedes transmitir. Busca incluso ropa cómoda, que te ayude a comunicar y a dar consistencia a la narración. Recuerda a Steve Jobs, vistiendo siempre la misma ropa, a modo de uniforme. No se trataba tanto de estilo, como de saber qué se iba a sentir cómodo y centrado en la comunicación. Puedes aprender a crear tu personaje, y contar historias como una actuación que se adecúe al mismo, y te da congruencia.
Por otro lado, haz que el público se sienta cómodo también. Puede ser que te sientas cómodo con un traje elegante, pero eso puede hacer que los demás se sientan incómodos si se trata de una narración informal. Pero tampoco se trata de que dejes de lado tu propio estilo, pero que te adaptes a tu audiencia. Eso redundará en mejor conexión con el público.

6-Conoce tu storytelling

Las presentaciones en público por sí mismas no son historias, tener una estructurada es la fórmula. Encontrar el equilibrio entre una estructura formal, la forma de narrar y que genere congruencia, es el secreto que te llevará a poder narrar historias que ayuden y que te permitan contribuir a mejorar con tu comunicación.

En el Curso de Oratoria 360, aprendemos a contar historias como parte del proceso de desarrollo personal, ya que cuando cambias la forma en la que cuentas tu propia historia, cambias muchas más cosas en tu interior, mejorando la congruencia de tu comunicación.

Por cierto. ¿Has reservado ya tu plaza para el Curso de Oratoria en Valencia? ¡Házlo ahora y tendrás un descuento en tu curso!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies